D-3

Es sabido que los bronceados se volvieron un símbolo de estatus cuando la mayoría de los pobres se movieron a los interiores, desde las granjas a las fábricas, de modo que la piel más oscura indicaba tiempo de ocio más que de trabajo. Que los músculos se hayan vuelto símbolos de estatus significa que la mayoría de los trabajos ya no requieren de fuerza física: como los bronceados, son una estética de lo obsoleto.
— Rebecca Solnit, 'Wanderlust'